Análisis de Entorno y Evaluación de Riesgo en el contexto político, social, económico de Latinoamérica.

@APIntegra

miércoles, 24 de julio de 2013

SICAD ¿Solución o Ilusión?

julio 22, 2013 | 2:59 pm

Aura Marina Palermo señaló que la operatividad, criterios de adjudicación y la tasa de cambio son un misterio




Desde el 2003 Venezuela está bajo un Régimen Cambiario, el cual podemos dividirlo en dos grandes periodos:

2003-2010 Control de Cambio Parcial (es decir además de Cadivi existía un mercado libre a través de las Casas de Bolsa y el Dólar Permuta).

2010-2013 Control de Cambio Absoluto (solo el Estado es el autorizado a vender divisas), es allí cuando nace el Sitme, mecanismo que creó la ilusión de una flexibilización del mercado, pues a pesar de que se debían cumplir con una serie de condiciones -confusas- no existió control inmediato para el acatamiento de las mismas. Esto trajo como consecuencia la fuga de capital mediante empresas de maletín y el incumplimiento de las condiciones rígidas del Sitme. Asimismo este era un mercado natural para las empresas que requerían de bienes y servicio cuyos códigos arancelarios no se encontraban en las lista 1 y 2, mientras que todo aquello que estuviera en dichas listas su mercado natural era Cadivi.

Sin embargo el Sitme se convirtió en un “Todos Contra Todos” en un país con una economía de puerto que ha llevado a los venezolanos, tal como lo define el Ministro Jorge Giordani a padecer una “Ninfomanía por el dólar” lo cual sin reparar en el término usado es absolutamente real, pero a razón de ser más barato importar que producir.

Bajo los efectos de esta ilusión de apertura y con los Ministerios negando los Certificados de No Producción Nacional, empresarios migraron al Sitme, una “Norma Caza Bobos” como la he denominado. En este sentido los venezolanos apostaron que Cadivi desaparecía (corriendo con la misma suerte de las Casas de Bolsa) y que el Sitme se afianzaría.

La sorpresa llegó en febrero de 2013 cuando el Sitme fue eliminado, anunciando que su objetivo se había cumplido y junto con esta noticia, se informó que la tasa de cambio Cadivi se incrementaría de Bs. 4.30 a Bs. 6.30 Bs por dólar.

Esto trajo como consecuencia que diversos empresarios quedaran guindados, muchos quebrados, pues asumieron facturas a crédito confiados cancelarlas con las divisas del Sitme.

Lo cual representó un gran error debido a que en operaciones jamás se trabaja bajo supuestos, es por ello que se quedaron viendo para el techo, preguntándose: ¿y ahora qué hacemos?

En lo sucesivo, el Ejecutivo crea el Órgano Superior de Divisas y anuncia un nuevo mecanismo que pasaría a cubrir los vacíos de divisas dejado por la eliminación del Sitme, así lo manifestaron y sin embargo el nuevo mecanismo denominado Sicad, anunciando su primera subasta entre el 25 y 29 de Marzo no incluyó la deuda externa privada, pero si un diseño que ni el mismo Ministro Jorge Giordani y el entonces presidente del BCV Nelson Merentes comprendieron: subastas con una carta de crédito Stand Bye (garantía) que luego paso a ser comercial, entendiéndose con esto que las empresas debían tener colaterales en divisas para poder importar la mercancía; y controles posteriores que jamás se establecieron en un manual de procedimientos, lo único que está claro es que Sicad nació hecho un rompecabezas y la primera Subasta un fracaso!.

Entre palabras, discursos e inoperancia la realidad es que desde Febrero muchas personas y empresas quedaron viendo para el cielo a ver si un milagro les resolvía el problema de las divisas.

Esta situación puso entre la espada y la pared al sector empresarial que de tanto ver para el cielo encontraron fue a un “negrito” con las tasas en las nubes, empujándolos no solo a cometer ilícitos cambiarios -riesgo que estas operaciones implican- para pagar la deuda privada externa adquirida, sino también a la descapitalización que a muchos los llevo a bajar la santa maría.

En días pasados se publica las normas generales del Sicad y posteriormente se anuncia la segunda subasta. Las normas del Sitme eran confusas y vacías, pero en el Sicad, la operatividad, criterios de adjudicación y la tasa de cambio son un misterio, el secretismo y el azar son su característica principal.

El Sicad no es una apertura del mercado cambiario, es un complemento de Cadivi para las empresas que les niegan el Certificado de No Producción Nacional (nadie en su sano juicio va a renunciar a un AAD para ir a un mecanismo que no tiene garantía alguna de salir adjudicado y a una tasa más alta). Para aquellas empresas que sus códigos arancelarios no están en las listas 1 y 2 es su único mercado lícito, y aquellas empresas que aun no están inscritas en Cadivi solo les serán de utilidad mientras logran insertarse el ente regulador.

El nuevo esquema no le permite a las empresas planificar sus importaciones pues cada subasta, según declaró el Ministro de Finanzas, serán cada 15 días, sin garantía alguna que su sector pueda participar, si corren con esa suerte después a rezarle a los santos para acertar los criterios de tasa de cambio y prioridad del Estado para salir adjudicados.

A los venezolanos nos encanta los juegos de enviste y azar, nos cerraron los casinos pero nos abrieron el Sicad.

El diputado Elvis Amoroso indicó a la prensa que trabajan en la elaboración de un nuevo proyecto para la segunda reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios, la cual estiman que en el mes de Septiembre será llevada a la primera discusión en la asamblea nacional, esto ha vuelto a traer a los venezolanos la ilusión de que se abrirá el mercado cambiario al mejor estilo de la época de las casas de bolsa.

Sin embargo, en opinión de quien escribe y experiencia considero que como paso con las casas de bolsa, con el Sitme y con el Sicad va ser una ilusión más, pues el presidente Nicolás Maduro ha sido muy claro indicando que el 95% de las importaciones deben canalizarse por Cadivi -que por cierto allí si esperamos cambios relevantes e interesantes en todas sus providencias- y el 5% restante por el Sicad.

En los desiertos la sed causa espejismos de oasis, en un control de cambio absoluto donde la sequia de divisas en una economía de puerto está ahogando al sector productivo nacional, el espejismo de una apertura del mercado a un control de cambio parcial es solo eso una ilusión temporal como con el Sicad.


Aura Marina Palermo Royuela
Analisis de Entorno
@APIntegra
E-mail: auramarinapalermo@hotmail.com

1 comentario: